Objetivos de la Fundación
diciembre 29, 2009
Videos
diciembre 29, 2009

Eventos artísticos

Teatro  Afro para exportar

La constitución de 1886,   a pesar de ser un avance, resultó claramente contradictoria para los intereses de  los negros asentados en Colombia. Por una parte, en su articulo 22 establecía: …“No habrá esclavos en Colombia. El que siendo esclavo y pise territorio de la Republica quedará libre”…

Mas adelante la constitución política de 1991, introdujo importantes cambios en la vida de los colombianos. Modificó la estructura del Estado y, de manera especial, consagró el respeto a la diversidad étnica y cultural de la Nación, como un reconocimiento a las diferentes formas de vida existentes en nuestro territorio.

Fue así como el articulo transitorio 55 de la Carta, estableció el derecho de las comunidades negras o afrocolombianas a que se les reconociera la propiedad colectiva sobre aquellos terrenos rurales ribereños con el carácter de baldíos que han sido habitados ancestralmente por miembros de esta colectividad, y en los cuales desarrollan sus prácticas tradicionales de producción, así como reconoció el derecho que les asiste a lograr su desarrollo económico, social y cultural, en condiciones de igualdad y respetando los elementos propios de su cultura autónoma.

Para el desarrollo del mencionado articulo transitorio, se ordenó la creación de una comisión especial que se encargó del estudio de tales preceptos y que produjo un proyecto de ley que se sometió a consideración del Congreso de la Republica, que hoy se conoce como la ley 70 de 1993.

Nace La Primera Compañía Afrocolombiana de Teatro 

La Fundación Artística Afrocolombiana Yambambó, ha creado  la Primera Compañía Afrocolombiana de Teatro , con la producción de la obra  “Ekobias y Ekobios en la Tierra del Exilio”;  es una puesta en escena donde el ser humano es resaltado en todos los aspectos socioculturales sin distinción de raza e ideología política.

...anoche tuve  un sueño donde  me hablaba   Changó…me dijo: “Parirás un niño, hijo negro, hijo blanco, hijo indio, mitad tierra, mitad árbol, mitad leña, mitad fuego, por si mismo redimido”… Manuel Zapata Olivella.

“EKOBIAS  Y EKOBIOS EN LA TIERRA DEL EXILIO” escrita y actuada por el artista y periodista afrocolombiano  Walter Nilsson Atehortúa, basada  en textos de MANUEL ZAPATA OLIVELLA. El director ANDRÉS MIDÓN, convocó a la Actriz MARGOT VELÁSQUEZ, y a un gran elenco de veinte (20) actores y bailarines, para participar en este proyecto.

La música original es de JOSÉ  MANUEL OSPINA, quien  se inspiró en  la riqueza ancestral y en las situaciones  históricas que plantea el excelente texto que aborda la retrospectiva afro hasta nuestros días.

Llegada de Ekobias y Ekobios a Colombia

La presencia africana en Colombia, ocupó espacios de incertidumbre y acción.  De una parte, el contacto cultural de Europa con África  a partir del siglo XV, se hizo bajo una concepción prejuiciada en donde el “blanco” europeo representaba al colonizador “civilizado” y desarrollado, mientras que el “negro” colonizado representaba al “cafre” incivilizado.  Esta premisa introducida por los europeos marcó para siempre el futuro de un continente que con un  desarrollo basado en el aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales, no conocía  las armas de fuego.

De testimonios de los propios esclavistas, sabemos que muchos se arrojaban al mar antes de llegar a destinos desconocidos, y otros,  una vez en tierra, se escapaban de los sitios asignados iniciando el sistema denominado Cimarronaje. El ejemplo más notorio de rebelión lo generó un rey introducido con engaño en estos territorios a finales del siglo XV quien a comienzos de un nuevo centenario aprovechando un viaje  por el mar, combatió y venció a los esclavistas, tomó el barco y desembarcó en una tierra conocida como La Cienaga de la Matuna.

Posteriormente un grupo de esclavos cimarrones se fugan de lo que es hoy La Sierra de María  y constituyen Palenque de San Basilio cerca de Cartagena. Ese fue el primer pueblo libre de América y el gestor de tan épica hazaña se llamaba Benkos Bioho. Es decir el movimiento social afro  en Colombia,  ya tenía presencia definida.

Una puesta  teatral para ver

El enfrentamiento entre dos generaciones, sobre la identidad racial,  abre paso a una serie de imágenes  oníricas  sobre la situación de la mujer y el hombre negro en la  sociedad, antes y ahora,  y su comportamiento ante  la interacción con otras razas.

Partiendo de la conquista  avasalladora de un tranquilo pueblo africano, se llega a la conclusión que a todos  nos une  un mismo grito de dignidad identificatoria…¡El de ser libres! Un paseo por la historia entre  realidad y fantasía que nos habla del sufrimiento, de los sentimientos, de promesas fallidas, de libertad lograda, costumbres y tradiciones,  hasta llegar a un canto de esperanza y fe para todos  aquellos que componemos la  única raza: LA HUMANA.

La puesta en escena del Director ANDRÉS MIDÓN, hace reflexionar sobre un pasado de los pueblos negros y a la vez muestra  la fusión de  Blancos, Indígenas y Negros; recrea un Simón Bolívar, que no cumplió con la promesa hecha a la población negra en Colombia, sin embargo es reivindicado por una Colombia plurietnica. No podía faltar un personaje como Benko Bioho que es comparado en la población negra como un Bolívar Libertador, pese a que  la historia colombiana lo desconoce o lo ignora.

Los Orishas de la cultura Yoruba, son los encargados de proteger a las negras y negros cuando van saliendo de África con destino a América “La Tierra del martirio” como la llamaba el ekobio mayor Manuel Zapata Olivella.

En cuanto a la escenografia, vestuario y actuación es necesario resaltar que también es excelente  por parte de  los dos actores principales (Margot Velásquez y Walter Nilsson) quienes componen sus personajes con acierto y los pasean, con singular ductilidad por distintas épocas. El resto del elenco  se destaca de las diferentes situaciones  que el texto propone, intenciones acentuadas por los bailes, cantos   de la población colombiana que  se liberan del mandato del Rey de  España, de los obispos y  negreros que estuvieron por varios siglos en  el país.

Con este montaje se quiere concientizar a la comunidad  que todas las personas son iguales, tienen derecho a igual protección contra toda discriminación y contra toda provocación. El gran final cumple con el objetivo de la obra. Al ritmo de un Blues Folk  los artistas y el público cantan unidos en  una total y emotiva comunión “…Gracias a los dioses de los negros, gracias a los dioses de los indios, gracias a los dioses de los blancos, al fin somos todos hermanas (Ekobias) y hermanos (Ekobios) libres, libres al fin…”

Producción:
Fundación Artística Afrocolombiana Yambambó
Grupo: Primera Compañía de Teatro Afro
Presentaciones y  venta de funciones:
Informes: Telf. (1) 626 63 87  cel. 3153455007
Calle 127C No. 4-46 int. 103 Bogotá D.C.

 

Deja un comentario