La raza negra en las Américas, pareciera que se trata de un agrupamiento humano perfectamente homogéneo sin que entre sus agregados se note diferencia alguna, no es así en realidad, como no podía menos de suceder dada la cifra enorme de negros y negras traídos y la gran extensión de la costa africana que abarcó la trata negrera.

PUEBLO APAPÁ

Akpá es una orilla del Niger. Los habitantes del alto Niger, región que fue la principal zona de la trata, llaman abakpá a los negros y negras haussa, raza importantísima hasta el punto que su lenguaje es el más hablado en el Niger interior, en el África Central. Estos negros haussa son, sin duda, los apapá tan conocidos en cuba y habitaron un tiempo hasta el Viejo Calabar.

PUEBLO ARARÁ

Pichardo, no localiza esta región. Texier, al hablar de la procedencia de los negros haitianos dice aradás, pero ni de uno ni de otro apelativo se deducirá la procedencia africana.

Arará es una palabra yoruba que significa enano. En la Habana hubo una sociedad o cabildo llamada “Arará Dajomé”. ¿Querrá esto demostrar un origen o vecindad dahomeyano de los ararás? Apoya esta opinión el hecho de que en Cuba como en Haití, sean los negros llamados arará o aradá, los mantenedores del culto ofiolátrico dahomeyano. Anará parece ser población dahomeyana, según se deduce de Dapper, pero puede ser descomposición de arará.

Varios africanos dicen que los ararás son una especie de lucumís. Esto parece verosímil, por lo menos las supersticiones de los ararás y lucumís son iguales a las de los yorubas o nagos.

En los Archivos Coloniales de Francia, Peytraud, encontró un manuscrito de fines del siglo XVIII titulado División Générale de L Afrique y en él se incluyen en la Costa de Oro y reino de Aradá a los nagos o yorubas o lucumis. Esto haría creer, además, que estas personas deban llamarse aradá y no arará como en Cuba generalmente se dice. Aradá se llaman en Haití.

He encontrado una ciudad llamada Arraraha de la costa del Calabar, acaso en la época de la trata ese fuese un centro esclavista, como sin duda lo fue Ulcumí o Lucumí, y de ahí esa designación.

Un negrero francés analizó los rasgos psicológicos de los esclavos según su procedencia, en el mercado exportador de Whyda (Dahomé) y vio allí esclavos aradá, nagos, dajomés. Corrobora lo cual el hecho de que Pichardo coloca los ararás entre Dahomey y Benín.

PUEBLO MASAI

La etnia masai está compuesta por los amburu, los arbusa, los baraguru y los masai. Estos últimos son el grupo principal dominando militar y socialmente a los demás.

El pueblo masai se divide en cinco clanes: los il-makesen, il-aiser, il-melelian, il-taarroseno e il-ikumai. Cada clan se divide en secciones que se distinguen entre las diferentes marcas de sus ganados.

Los herreros son el clan más bajo de la sociedad. Los kraal, poblados de los herreros, tienen muy mala reputación. Ser su vecino atrae a la muerte y la mujer casada con un herrero, tendrá hijos inválidos y perderá la razón.

No tienen jefes, aunque cada sección tiene un Laibon o líder espiritual.

Los masai son un pueblo estimado en unos 883.000 individuos. Hablan maa, una lengua nilótico oriental. La mayoría mantienen su religión tradicional, aunque algunos han adoptado alguna forma cristiana. Son pastores nómadas que viven en las llanuras abiertas del sudeste de Kenia (este de Narok y Namanga) y el noreste de Tanzania.

La etnia masai está compuesta por los amburu, los arbusa, los baraguru y los masai. Estos últimos son el grupo principal dominando militar y socialmente a los demás.

El pueblo masai se divide en cinco clanes: los il-makesen, il-aiser, il-melelian, il-taarroseno e il-ikumai. Cada clan se divide en secciones que se distinguen entre las diferentes marcas de sus ganados.

Los herreros son el clan más bajo de la sociedad. Los kraal, poblados de los herreros, tienen muy mala reputación. Ser su vecino atrae a la muerte y la mujer casada con un herrero, tendrá hijos inválidos y perderá la razón.

No tienen jefes, aunque cada sección tiene un Laibon o líder espiritual.

Los masai son un pueblo estimado en unos 883.000 individuos. Hablan maa, una lengua nilótico oriental. La mayoría mantienen su religión tradicional, aunque algunos han adoptado alguna forma cristiana. Son pastores nómadas que viven en las llanuras abiertas del sudeste de Kenia (este de Narok y Namanga) y el noreste de Tanzania.

Su vida y su cultura giran en torno a su ganado vacuno, su riqueza y se trasladan a dondequiera que las condiciones sean mejores para sus reses.

Ejercían un importante poder en la zona. Eran temidos, ya que dominaban el resto de los pueblos del este de África, tenían los mejores pastos y practicaban sin resistencia el rapto y robo de ganado. Pero los enfrentamientos con las tribus vecinas y las fuertes sequías mermaron esta influencia.

Con la colonización británica de África comenzó la presión para que este pueblo abandonase su tradicional forma de vida, pero los masai mostraron su oposición. El gobierno británico adquirió enormes superficies de su territorio.

En la actualidad siguen ignorando reglamentos, leyes o mandatos oficiales que modifiquen sus costumbres, les prohíban ser guerreros o les obliguen a pagar impuestos.

Las características físicas de los masais, fundamentalmente de origen sudanés, desfavorecía para la actividad guerrera, ya que son personas altas, fuertes y muy ágiles. Son consientes de que poseen una gran belleza y adornan profusamente su cuerpo con elegancia y coquetería, utilizando llamativos collares de cuentas, brazaletes y pendientes que corresponden con el corte de la oreja del buey o con un dibujo del hierro candente con que marcan su ganado.

Cuidan mucho su complicado y decorativo peinado, con trenzas largas a las que dan consistencia untando con grasa y barro cuyo color tiñe el pelo rojizo. Los guerreros llevan el pelo largo con una trenza que les cae por delante de la frente y otra que dejan caer sobre la espalda.

Las mujeres suele adornarse con multicolores cintas del pelo y con grandes collares de cuentas colocados uno tras otro. A veces se ciñen los brazos y los tobillos con gruesos filamentos de cobre.

Hombres y mujeres acostumbran a alargarse los lóbulos de las orejas, colgándose pesados pendientes y ornamentos de cuentas.

También suelen decorar artísticamente sus cuerpos con una mezcla de sebo de vaca y ocre, mineral rojo triturado hasta convertirlo en polvo fino.

enero 29, 2015
Negras-mazai

Raices propias entre pueblos hermanos

La raza negra en las Américas, pareciera que se trata de un agrupamiento humano perfectamente homogéneo sin que entre sus agregados se note diferencia alguna, no […]
enero 28, 2015
Consultiva Bogotá

Lo que significa ser afroamericanos

El término afroamericano o afro descendiente (African American o black American, en inglés) es utilizado para referirse a personas nacidas en el continente americano que tienen antepasados africanos subsaharianos. La mayoría son descendientes de personas […]