La cantante caboverdiana Cesaria Evora, de 70 años, falleció hoy a los 70 años en el Hospital Baptista de Sousa, en la isla de San Vicente, informó la radio francsea “France Info”.

El ministro de Cultura Mario Lucio Sousa comunicó que la causa de su muerte fue por una “insuficiencia cardiorrespiratoria aguda y una tensión cardiaca elevada”.

Conocida como la reina de la morna o la diva de los pies desnudos, desde Paris, la artista puso fin a su carrera en septiembre por motivos de salud.
Su casa de discos, Lusafrica, confirmó la decisión de la cantante en un comunicado en el que señalaba que ésta “no podrá cumplir con los conciertos que iba a dar en las próximas semanas”.
Desde la operación a corazón abierto que sufrió en mayo de 2010, la cantante fue sometido a diversas intervenciones y su estado de salud era cada vez más delicado.
Evoria nació en la ciudad de Mindelo en la isla de San Vicente del archipiélago de Cabo Verde el 27 de agosto de 1941.
Comenzó a cantar a los 16 años en bares y hoteles siendo proclamada la “Reina de la Morna”
A los veinte años fue invitada a trabajar como cantante para el Congelo, compañía de pesca creada por capital local y portugués. Pero en 1975, año en que Cabo Verde adquirió la independencia, Cesária , frustrada por problemas financieros y personales, dejó de cantar para sustentar a su familia. Durante ese período, que duró diez años, la cantante  tuvo que luchar contra el alcoholismo.
Animada por Bana, un cantante y empresario radicado en Portugal), Cesária volvió a cantar. Y en Cabo Verde un francés llamado José da Silva la persuadió de ir a Paris y allí acabó por grabar un nuevo álbum en 1988, “La diva de los pies desnudos”, pero no fue hasta 1992 cuando con “Miss Perfumado” asombró al mundo.
En 2004 recibió un Grammy al Mejor Álbum de música contemporánea por su trabajo ‘Voz de Amor’. Y en 2009, el presidente francés Nicolas Sarkozy le entregó la medalla de la Legión de Honor.
 

JOE: Muere el hombre, comienza la leyenda.

Comencé a conocer a Joe Arroyo cuando se iniciaba con La Protesta de Colombia y realizaba las prácticas entre los barrios San Felipe y El Valle en Barranquilla.  Para esa misma época, mediados de los años setenta, efectuaban presentaciones en las pre temporadas de Carnaval y en tarimas que algunas emisoras de la ciudad colocaban en los alrededores del Parque Tomas Suri Salcedo. Otro Joe, Arzusa y el Guachi Meléndez, sus eternos coristas acompañantes, le acompañaban en las incursiones musicales que regularmente, a tono con el nombre de la Banda Musical e influencia Rebelde del momento, se iniciaban con una especie de consigna que si la memoria no falla, decía así: “yo protesto…porque pienso…contra el mundo por qué si…

Parte de esa influencia rebelde en el Joe, era su peinado afro, al mejor estilo de Ángela Davis y sus Panteras Negras, al igual que la chaquetilla, muy de moda para entonces entre los roqueros. Esta relación no es casual, tiene que ver con las influencias gringas en las primeras grabaciones del Joe Arroyo con Fruko y sus Tesos, es decir, lo más fuerte y mejor, como se traducía Teso en el argot popular.

Anoto estas cosas, porque hoy veo con claridad que aparte del primer periplo musical del Joe con LA PROTESTA, en donde si escuché el influjo afro caribeño o de lo que ya se denominaba salsa, cuestión que debió venir por la influencia de Tony Pabón y su banda homónima, incluso, por la interpretación que hacia La Protesta Criolla del tema Va a Llover, más adelante, cuando hace parte de la banda de Fruko, es evidente la influencia del Rock, tal como puede percibirse en “Flores Silvestres”, “El Ausente”, entre otros.
Si la memoria tampoco me falla, estamos en un periodo en donde la música afro antillana, se programaba en simultaneidad con los éxitos que comenzaban a conocerse de Fruko y los distintos formatos musicales con los cuales se presentaba el caleño, solían recibirse como pertenecientes a distintas agrupaciones. Virtud o viveza comercial para explotar a los músicos, no sé, de todas formas parece ser que algo de esa polifuncionalidad de Fruko, está presente en el Joe, ya no para aparecer con distintos nombres y productos discográficos ante el público, sino en lo que elaboró junto con sus músicos desde la aparición de La Verdad.
Lo que trato de destacar, es la inigualable capacidad del Joe para amoldarse y canalizar influencias musicales diversas, puesto que en mi opinión, la grandeza y aporte de Álvaro José Arroyo a la música afro antillana está en su originalidad para sonear, al mejor estilo de Benny Moré o servir de puente con su voz para recrear ritmos ancestrales como el Chandé, pero también, para conectarnos con la música de las Antillas menores francesas.
El Joeson, su concepto artístico-musical, es tal vez eso, una amalgama de influencias, un mestizaje musical, “una pizza”, como en alguna ocasión lo dijera en una entrevista para El Heraldo. Un producto explicable por supuesto, en una persona dotada naturalmente para cantar en un contexto geográfico-cultural que como el Caribe, está cruzado por la polifonía, la oralidad, la multiculturalidad, plurietnicidad e interculturalidad.
En ese sentido, Joe sirvió de catalizador original de tendencias folclóricas criollas, así como de lo más diverso de los influjos del macrocontexto caribeño. En ese espacio, por supuesto, el basamento Afrodescendiente es muy fuerte, comenzando por el uso de LA CLAVE, que según los entendidos está relacionado con las industrias navales en tiempos de la esclavización diasporica africana.
La leyenda apenas comienza a escribirse, hay Joe para rato, al menos para comprender a través de sus aportes, la riqueza cultural del Caribe y su ancestralidad.
Santa Cruz de Lorica. Julio 28 de julio de 2011
Por Carlos Manuel Zapata Carrascal
julio 31, 2011

Falleció Cesaria Evora

La cantante caboverdiana Cesaria Evora, de 70 años, falleció hoy a los 70 años en el Hospital Baptista de Sousa, en la isla de San Vicente, informó […]